ENFERMIDADES INSÓLITAS

Síndrome do sotaque estrangeiro

Suponha que você se levante de manhã e comece a falar com um acentuado sotaque francês, chinês ou itaiano. Seria divertido mas não tem nenhuma graça para os que o padecem, já que habitualmente é uma seqüela de uma apoplexia ou outra grave lesão cerebral anterior. Os pacientes que trazem esse mal falam sua língua matern, de forma involuntária, como o faria um estrangeiro, sem nem sequer ter escutado jamais um sotaque em questão. Acredita-se que isso se sucede quando as zonas do cérebro correspondem com as encarregadas da linguagem. Este efeito é inevitável para a própria pessa e por sua brusca aparição, só traz como consequência problemas emocionais relacionados com a perda de identidade persoal e do sentido de pertencer a uma comunidade.

A maldição de Ondine

A lenda germânica nos conta sobre o terrível castigo ao qual uma ninfa (Ondine, deusa da água) condenou seu amante quando descobriu que este a enganava. Nada menos que o sentenciou a ser responsável permanente pela sua respiração; quer dizer, o infiel não podia esquecer nem um minuto de que devia respirar, sob pena de morrer por falta de oxigênio. A maldição de Ondine (ou síndrome de hipoventila´ção alveolar central congênita), significa não dormir nunca, pois ao cair no sono se perde a vontade e com isso o controle consciente da função respiratória. Este raro distúrbio se apresenta quando se perturba a funcionalidade dos centros da respiração situados no bulbo raquídeo ou estruturas vizinhas.

Síndrome de Capgras: o mundo é um teatro

Transtorno não muito freqüente no qual o sujeito crer que as pessoas próximas foram substitúidas por dublês ou se comportam como atores. A pessoa considerada como impostora tem o mesmo aparência física, mas o paciente crer que sua mente não é a da pessoa original. Os que padecem desse mal não sentem uma relação emocional entre a imagem que vêem e a pessoa que recordam, muitas vezes aceitam viver com os "impostores" sabendo que não são quem dizer ser. Em alguns casos não se reconhecem a si próprios no espelho e se sentem tão perturbados ao ver o reflexo no espelho que têm que retirar todos os espelhos de casa. Outros casos são de pacientes que têm a convicção de que sua mascote, carro, etc foram trocados por uma réplica exata. É como estar num universo paralelo. Toma o nome do psiquiatra francés Jean Marie Joseph Capgras.

Síndrome de Alice no País das Maravilhas

Também chamada micrpsia, é uma desordem neurológica que afeta a percepção visual. Os sujeitos percebem os objetos substancialmente muito mais pequenos do que são na realidade (como se os vissem do lado equivocado de um telescópio). Por exemplo, um animal doméstico, como um cão, pode parecer do tamanho de um rato; um carro como se fosse um brinquedo. O nome se deve ao personagem de ficção criado por Lewis Carrol, Alice, que percebia as coisas demasiado pequenas ou grandes depois de ingerir umas substâncias mágicas. Carrol sofria dessa doença, por isso ele descrevia a sua própria experiência.

Pânico do pênis pequeno

Koro (termo javanês que significa "cabeza de tartaruga") é um dos numerosos nomes para um delírio agudo que se vê sobretudo no sudeste asiático e no sul da China, onde o paciente se vê repentinamente angustiado e alarmado pelo convencimento de que seu pênis está encolhendo até desaparecer dentro do abdomen, para logo causar-lhe a morte (como a cabeça de uma tartaruga que se retrai para dentro do casco). Há muitos coreanos que passam a vida estirando seu pênis para não morrer. Pode ser contagioso, como ocorreu em 1967 em Singapura, onde milhares de homens chegaram a pensar que seus pênis haviam sido roubados. Se pensa que é tão somente uma reação extrema a natural retração do pênis pelo frio e outras causas.

A síndrome de Jerusalém

Em certas ocasiões é tão forte o impacto que Jerusalém causa nos turistas (pessoas equilibradas antes da visita) que alguns terminam por crer-se personagens bíblicos. Mais de duzentos casos são registrados por ano e já se catalogou esta psicose religiosa como swendo "síndrome de Jerusalém" (embora comportamentos similares tenha sido observado em outros lugares de importância religiosa e histórica como a Meca ou Roma (- a síndrome de Stendhal-). Observada desde a época medieval, suas vítimas chegam a crer que são profetas (Sansão, a Virgem Maria e o rei Salomão são os preferidos) e recorrem a cidade promulgando as Santas Escrituras ou exortando aos pecadores ao arrependimento. Esse é considerado um comportamento inofensivo e desaparecer ao abandonar a cidade. A exceção mais importante ocorreu em agosto de 1969, quando um turista australiano, Michael Rohan, ateou fogo à mesquita de al-Aqsa, convencido de que era "o emissáro de Deus".

Erotomanía

El síndrome erotomaníaco se caracteriza por la convicción delirante y persistente de ser amado. El paciente normalmente es del sexo femenino y cree recibir mensajes y señales del objeto amoroso, que suele ser un hombre de nivel socioeconómico más elevado, y muy a menudo casado. Los rechazos por parte del objeto son interpretados como evidencias de amor hacia la paciente (conducta paradójica). El sujeto puede llegar a creer que la otra persona se está comunicando en secreto con ellos mediante sutiles métodos como la postura del cuerpo, la disposición de los objetos de la casa y otros actos aparentemente inocuos. El objeto de la ilusión tiene, generalmente, poco o ningún contacto con el erotómano, que a menudo piensa que la otra persona es la que inició la relación ficticia. En ocasiones, el objeto de la ilusión puede no existir en realidad, aunque por lo general suelen ser personas que aparecen en los medios de comunicación, como cantantes, actores y políticos. El intento de asesinato de Ronald Reagan por parte de John Hinckley Jr. se consideró provocado por una ilusión erotomaníaca según la cual la muerte del presidente causaría que la actriz Jodie Foster declarase públicamente su amor hacia Hinckley. Es conocido también como ¿Síndrome de Clérambault¿, después de que este psiquiatra en 1921 describiera varios casos de esta enfermedad.

Pica

Es el apetito compulsivo por sustancias no comestibles, como carbón, tierra, tiza, ceniza del cigarrillo, pegamento, hielo e incluso pelo. La pica afecta a gente de todas las edades y es particularmente común en mujeres embarazadas y niños, especialmente aquéllos de zonas empobrecidas que padecen desnutrición. También afecta a personas mentalmente enfermas, en los cuales es especialmente peligroso porque tratan incluso de ingerir objetos afilados (acufagia). El riesgo más grave de este desorden son las obstrucciones gastrointestinales o roturas en el estómago.

Síndrome de la mano extraña

Otro desorden provocado por un trauma cerebral, este extraño mal hace que la víctima pierda el control de una de sus manos, la cual cobra vida propia y puede llegar a hacer cualquier cosa, desde gesticular a desabrochar los botones que la otra mano intenta abrochar. Esta enfermedad es también llamada síndrome de Dr. Strangelove, debido al personaje que Peter Sellers interpretaba en ¿¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú¿. Allí la mano mecánica del protagonista alternaba entre intentos de estrangularse a si mismo y en lanzar saludos Nazi. El paciente del síndrome puede sentir tacto en la mano, pero creer que no es parte de su cuerpo y que no poseen control sobre sus movimientos (incluso no es consciente de lo que su mano realiza hasta que llama su atención). La única solución es mantenerla ocupada, por ejemplo sosteniendo algo - pero mejor que no sea el cuello.

Polidactilismo

Deformidad congénita que implica nacer con más dedos de los normal (tanto en pies como en manos). Aunque raro, el polidactilismo es más corriente entre comunidades dadas al matrimonio entre parientes (endogamia), como los Amish. Celebridades con este mal incluyen a Ana Bolena, la desdichada segunda esposa del rey Enrique VIII (de la que corrió el rumor de que era bruja debido a su dedo extra). Según el Libro Guinness el record lo ostentan dos hermanos indios, Tribhuwan y Triloki Yadav, quienes se jactan de tener 6 dedos en cada mano y 6 dedos en cada pie.

Síndrome Riley-Day

No sentir dolor; puede parecer una bendición pero llega a ser letal para quienes padecen este mal que, entre otro síntomas, provoca insensibilidad al dolor. La enfermedad es causada por la mutación de un gen y es una condición rara en la población general pero no en los judíos asquenazí (descendientes de los judíos de Europa del Este), con una incidencia estimada de 1 caso por cada 3.700 personas. El mal hace que sus víctimas sean excepcionalmente propensas a los accidentes, porque simplemente no advierten los avisos comunes de dolor como heridas, compresiones y quemaduras. Los niños más pequeños incluso olvidan expirar, llegando a la pérdida del conocimiento, ya que contienen la respiración sin sentir la molestia que los niños normales tendrían. Los pacientes con Riley-Day tienden a morir jóvenes - la mitad antes de llegar a los 30 - debido a sus heridas.

Hipertricosis

El llamado ¿síndrome del hombre lobo¿ es una condición muy rara en la que todo el cuerpo, excluyendo las palmas de los pies y de las manos, está cubierta por cabello lanugo largo y sedoso. La Medicina considera que se trata de un gen recesivo que al mutar lo produce. Hay diferentes tipos de hipertricosis, y en algunos casos incluso el paciente nace con un pequeño y peludo apéndice, llamado cola de fauno o cola falsa. Estos casos siempre han llamado enormemente la atención del público, especialmente como espectáculo circense. El más famoso de todos fue el ruso Fedor Jeftichew (conocido como ¿Jo-Jo, el chico con cara de perro¿), quien actúo en circos de todo el mundo a finales del siglo XIX.

Síndrome de Proteus

El síndrome de Proteus es una enfermedad congénita que causa crecimiento exagerado y patológico de la piel y desarrollo atípico de los huesos. Fue descrita por primera vez en 1979 por los doctores Michael Cohen y Hayden. Recibe el nombre de Proteo, dios griego que cambiaba su forma para evitar su captura, debido a que su fenotipo es cambiante con la edad. Es una enfermedad extremadamente rara: se han descrito alrededor de 100 casos en todo el mundo. Esta enfermedad habría permanecido olvidada, si no fuera por el hecho de que Joseph Merrick, El hombre elefante, fue caso particularmente severo de este síndrome.

El síndrome de Cotard: Muerto en vida

El síndrome de Jules Cotard o delirio nihilista es un raro desorden en el que la persona que lo sufre tiene la creencia de que está muerta, no existe, se está pudriendo y ha perdido los órganos internos. Algunos enfermos incluso llegan a percibir el olor de su carne en putrefacción o sienten como los gusanos los van devorando. Un caso famoso del síndrome Cotard describe a una mujer que estaba tan convencida de su muerte que insistía en vestir un sudario y se instaló en un ataúd. Pidió ser enterrada y como sus familiares se negaron, permaneció en su ataúd hasta que falleció algunas semanas después.

smh.com.au